miércoles, 3 de septiembre de 2008

Dias de playa y piscina

Este año no hemos ido mucho a la playa, la verdad. Creo que puedo contar las veces con los dedos de una mano, quizas con los de las dos, pero sobrandome dedos como para hacer con ellos sombras chinescas.







Pero los dias que fuimos las hicieron muy felices. Disfrutaron con el sol, la arena y el mar. Con sus cubos, palas y regaderas. Con los charcos que se formaban durante la bajamar y con las olas del mar.






Fuimos tambien a la piscina. A la de los abuelitos de las primas y sobre todo a la que tenemos puesta en la finquina y que este año, gracias al cloro en abundancia, a los antialgas a granel y demas inventos quimicos, no se puso verde, ni nos dio ningun susto.









En la pisci las peques disfrutan tanto o mas que en la playa. Nadan, flotan con sus manguitos, juegan con barcos, regaderas y caballos imaginarios. Se lo pasan bomba y no tienen miedo a nada.







Cuando van a la piscina no hay arena. Pero tienen la finquina para correr, la casita para jugar, el columpio, el balancin, las manzanas, los arboles y su sombra, las moras, las acuarelas, las arañas, moscas, caracoles y demas bichos a los que perseguir y de los que asustarse. Tienen tambien la imaginacion, que es el mejor juguete con el que podemos cargar y que siempre siempre funciona, hasta sin pilas.







El caso es pasarlo bien, da igual si en la playa o en el campo. Lo verdaderamente importante es que lo que hagamos nos deje buenos recuerdos y esos momentos, con ellas disfrutando como locas, lo son.








Capitulo aparte merece la piscina convertida en jacuzzi, las superpompas de jabon, las olas y torbellinos creadas por dos locos girando dentro del agua y pelandose piernas y manos contra el fondo, los chorros en plan hidromasaje y demas cosas que los niños y no tan niños hemos vivido en 3 m2 de diametro y algo menos de 3000 litros de agua. Lo que viene a confirmar mi teoria de que para divertirse no hace falta mas que imaginacion y ganas.








Todavia no ha terminado el verano. Y la piscina aun no está verde (que no se ponga, que no se ponga...). Asi que puede que aun caiga algun chapuzon en ella o en el mar, que con ese no hay problema. Siempre está ahi, a un paso de mi piso de la calle Cabrales (se vende: atico precioso, con dos superterrazas, supercentrico, barato barato) ;)

3 comentarios:

Espi dijo...

No está en mi ánimo repetirme pero..... que si se me pone a tiro esa piscina.... allá que me meto.

Geno dijo...

Mmmmm, que buena pinta esa pisci...
y el ático guapo, guapo!

Susana dijo...

Remi, pero si en esa peaso de terraza te entra una piscina!!!! y una hamaca y unas plantitas... uy, tiene un montón de posibilidades...

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin