viernes, 28 de noviembre de 2008

Sin rutinas o con ellas, como cambia la vida.

Cuando pienso en algunos de mis amigos o conocidos, creo que puedo ubicarlos en algún sitio, donde suelen parar o donde es fácil encontrarlos. Un parque, una cafetería, una sidrería... Creo que no me equivocaria.



También en mis series favoritas los protagonistas, tenían sus lugares de reunión: El Central Perk de Friends, el bar de Cheer's, Bar Reynols de la serie Aida, el Kasi Ke No de la serie 7 vidas, La Taberna de los Serrano, el Peach Pit de Sensacion de Vivir, el Buho en el Comisario, el Burguer Max de Salvados por la campana, el CBC de Al salir de clase, el Azcona de Compañeros y alguno mas que se me quedara en el tintero.



Sin embargo, hoy me he dado cuenta de que yo ya no tengo esas rutinas. No tengo una cafetería fija, ni siquiera una favorita. Tampoco un restaurante (el mcdonalds no cuenta), ni siquiera un parque habitual donde jugar Mara.




En otros tiempos si tuve mis rincones favoritos. En verano, podían encontrarme en la playa de San Pedro, por las tardes en el muro, de noche en el bar del Ecu o la discoteca de Las Chabolas. También fui habitual de muchos bares de Gijón. El Falcon Crest, La Naviera, el Zapatero, el rey de copas, el Bulevar, Cimadevilla, la Catedral, Amnesia, Fotogramas...






Como cambia todo.



No me considero una persona de costumbres y no creo que actualmente ningún conocido pueda pensar: voy a tal sitio, que allí encontrare a Remi. Porque ahora soy imprevisible y poco dada a alternar por cafeterías y bares.

Aunque, si esa persona me conoce bien, sabrá de un sitio donde seguro que me encuentra en algún momento del día: en casa de mi padre, junto a mi familia.

10 comentarios:

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Es curioso pero lo que dices creo que se puede aplicar a muchas más personas de nuestra vida de hoy. Antiguamente, en los pueblos, siempre se sabía dónde encontrar a una persona, sus hábitos, sus costumbres nos llevaban al sitio donde estaba.
Hoy parece que todo, incluso eso, ha cambiado.

De todos modos, lo que al final dices de tu padre, de tu familia, es una gran conclusión. La mejor de todas, los tuyos.

Salegna dijo...

Como me he identificado con todo lo que cuentas, de mas jovencita tenía mis sitios habituales dependiendo de la hora del día y ahora en casa o en familia, creo que paso esa etapa y sinceramente a pesar de haberlo pasado muy bien me encanta mi estilo de vida de ahora. Valoro y disfruto de otras cosas.
Besos

Koldovica dijo...

efectivamente,ese periplo que haces y que acabas terminando,teniendo el fijo de tus padres,tendra su contiuación probablemente, cuando en lugar de tus padres,que ya no los tendrás, acabes en la casa de tus hijos y nietos, como me pasa a mí, ley de vida,consecuencia lógica.Se la vie, Remi te llamas, pues eso..y la vida continuará.....Koldo65.Tarragona

CGR dijo...

A mi no me ha quedado más remedio que ir cambiando de bares ¡todos me los cierran, leñe! Jejejejeje Por cierto, yo también andaba por todos esos bares que nombras...
Besines

Ana dijo...

Me ha encantado la entrada porque me siento muy identificada con ella. En la adolescencia, teníamos un grupo que estábamos siempre en un bar, el Caymar se llamaba. En él trabajaba nuestro amigo Manolo ya que el bar era de sus padres. Para hacerle compañía estábamos allí, muchas veces la tarde entera con una cocacola, hecho por el cual los padres de Manolo nos miraban un poco de reojo. Después a eso de las ocho nos íbamos a la disco Apolo, a la sesión de tarde, dónde tambien eramos habituales. Eso sólo fueron unos añitos, porque después la vida te va cambiando y los estudios y otras obligaciones priman. Yo no soy de bares, me gusta tomarme mi cafetito si voy de compras al centro, pero nada más. Ahora soy fija del parque de mi barrio, y estoy encantada de serlo ya que siempre hay alguien con quien hablar y compartir un rato agradable. Besos futura remamá!

Anónimo dijo...

vamos en dos palabras, resumiendo, tu vida va sin rumbo alguno, sin ningún sitio de referencia, sin lugar donde quedar "con tus amiguitos de antaño", que lástima, lo siento de corazón, yo tengo varios lugares donde me concentro con mis amigos, y con mi familia, "Lorque", "La gondola", etc....

cloti dijo...

Recuerdo que el año antes de casarme estábamos deseando perder de vista los bares y hacer honor al dicho ese de "el casado casa quiere". Todos en la adolescencia y en la universidad, teníamos además de un bar fijo, un sitio fijo dentro de ese bar ¿verdad?
Todo cambia, cuando tus hijos sean un poco mayores, volverás a salir y a tener algo fijo.
Enhorabuena por tu embarazo, me he enterado de refilón.
Bssssssssssssssss
Cloti

Bertha dijo...

Remi, yo al tener un hermano con un bar,estuve mucho tiempo alludandole, despues ya lo dejo y despues en el colejio del niño con las amiga,despues mi hijo al canbiar de colejio he ir solo ya no a habido ese contacto, aunque aun me veo con una amiga que al entrar o salir juntas de hacer guinasia en el bario, paramos en alguno, aunque yo no soy mucho de bares.

Riesgho dijo...

Comparto la mayoria de esos lugares contigo (y algunos con Geno, jeje).

Ahora nos queda los vermuts (lease refrescos) en alguna terraza o alguna tarde de verano en algún merendero. Pero que nos quiten lo bailao, que algunas no pudieron disfrutar ni de eso 8-)
Y que me dices de esos viajes que nos vamos a dar con los del inserso, jejeje.

Por cierto, si me quieres encontrar, buscame en la silla de al lado, que seguramente estaremos juntas y en FAMILIA. Para que queremos bares con lo bien que se esta en casa de papá ;)

Besinos

Espi dijo...

Bueno, sé de otro sitio donde encontrarte ahora, que es aquí en tu blog.

Por cierto, jejeje, que la disco no se llamaba "las gaviotas" sino "gaviluetas" y la anunciaban por la radio y todo. Aunque entre nosotros eran también conocida como "las chavolas", anteriormente fue "cerebrum". Ha sido y será mi discoteca favorita, se llamara como se llamara. Y como todos eramos amiguetes hasta podíamos pinchar la música.
Cuando cerraba más de una vez el dueño tenía que bajar a la peña que se quedaba colgada sin vehículo. Las cosas marchaban así.

Besos.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin